La energía geotérmica es la energía almacenada en forma de calor bajo la superficie sólida de la Tierra.

Se trata de una fuente de energía renovable, inagotable, que ofrece múltiples opciones de aprovechamiento, principalmente destinadas a la producción de ACS y sistemas de calefacción.

Los sistemas geotérmicos funcionan, básicamente, utilizando el subsuelo como un grande intercambiador que se mantiene a una temperatura constante. En los meses de verano, se extrae calor del subsuelo, puesto que este se encuentra a una temperatura superior a la que hay al exterior. En invierno, todo el contrario, el subsuelo se mantiene a una temperatura inferior a la que hay al ambiente, y esta diferencia de temperatura, se aprovecha para enfriar el interior de los edificios.

La energía geotérmica es la energía almacenada en forma de calor bajo la superficie sólida de la Tierra.

Tal y como sucede con las bombas de calor tradicionales, las bombas de calor geotérmicas funcionan con electricidad, y son capaces de funcionar aunque no exista una aportación exagerada de energía, que es lo que sucede en épocas intermedias entre verano e invierno, en las que no se necesita ni frío ni calor, pero hay que seguir produciendo agua caliente sanitaria.

Por tanto, se trata de sistemas técnicamente viables, rentables y sobre todo, muy fiables.

Las principales formas de aprovechar la energía geotérmica son:

  • la climatización
  • La producción de agua caliente sanitaria
  • La climatización de piscinas cubiertas

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top